Algo se respira en el aire

El marketing olfativo ha pasado de ser un mercado exclusivamente doméstico a un lucrativo negocio para todo tipo de empresas. Éstas dedican cada vez más tiempo y dinero a la investigación de olores. Sean hoteles, supermercados, aeropuertos o edificios de oficinas.

Ambientar o eliminar olores?

Expertos insisten en la gran diferencia entre ambientación profesional y eliminadores de olores. Éste último concepto se presenta como una solución para eliminar olores desagradables por ejemplo en baños o cocinas. Ambientación profesional por contrario se basa en un marketing de olores. Está más ligado asignar un perfume específico a cada negocio. Según el director de “The Aroma Company” hay tres aspectos importantes para mejorar la calidad del aire interior: la eliminación de malos olores, enmascara olores no deseados y ambientar un espacio neutro para potenciar la experiencia del cliente y la asociación con una marca en concreto.

Marketing olfativo – La nueva moda

Otro aspecto importante, es la sobrecarga de espacio visual. El 83% de las empresas realizan su estrategia de comunicación con un enfoque únicamente visual y solo el 3% intenta estimular el olfato. Y eso a pesar de que los humanos tenemos una capacidad de reconocimiento olfativo elevadísima. Hay muchas técnicas diferentes, desde evaporación por conducto de aire acondicionado, hasta difusores eléctricos.

La importancia reside en hacer presente la fragancia de la marca en cada contacto con el cliente. En una aerolínea por ejemplo, el perfume estará presente la zona de check-in, los tickets, los asientos y alfombras del avión. El sector más importante es sin duda la hostelería. Todas las grandes cadenas de hoteles ya tienen su propia fragancia(s).

One Comment

Leave a Reply